La actividad petrolera dentro de un parque nacional está expresamente prohibida por la Ley de Parques Nacionales, Monumentos Naturales y Reservas Nacionales y va en contra de las leyes de Hidrocarburos, de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de Bosques Nativos y la Ley General del Ambiente. Aun así, el Parque Nacional Calilegua, en la provincia de Jujuy, ha sido sometido hasta el 2015 a la explotación de yacimientos por parte de distintas concesiones.

La Auditoría General de la Nación ha realizado varios informes al respecto, pero en el último trabajo en el que se analizó el período 2011-2016 se encontró que:

- Aunque la información no es precisa, dentro del área de Caimancito hay entre 33 a 36 pozos petroleros, de los cuales la Administración de Parques Nacionales indica que existen 12 activos y 21 inactivos (los cuales presentan un alto riesgo de roturas, pérdidas y una gran contaminación de los recursos naturales). Es importante aclarar que en aquellas zonas donde la actividad petrolera se detuvo se observó una notable regeneración de la vegetación.
- Dentro de esta área está el Arroyo Yuto, que se encuentra contaminado por uno de los pozos petroleros abandonados, Caimancito e-3, que derrama uno 200.000 litros al día de agua de formación, que es aquella contaminada con desechos de la actividad petrolera y es el mayor problema de contaminación del Parque.
- YPF, el Ministerio de Energía y Minería de la Nación, la Administración de Parques Nacionales y el gobierno de la provincia de Jujuy han incumplido sus responsabilidades en cuanto al control de la explotación, la determinación del daño ambiental y la ejecución de tareas de remediación y restauración ambiental.
- Las debilidades en la gestión del Parque Nacional aumentan el riesgo ambiental.
- Aún no se han entregado a la Nación las tierras correspondientes al Parque Nacional Calilegua, situación que ya fue observada por la AGN en 1999 y en 2010.
- Nunca se realizó la consulta previa a los pueblos indígenas sobre la explotación del Parque.
- Y el sistema de cálculo y cobro de multas implementado resulta insuficiente para prevenir el daño ambiental.

En diciembre de 2015 una ley de la provincia de Jujuy dispuso el cese de la explotación de petróleo en el parque nacional y le otorgó al Poder Ejecutivo Provincial la facultad para pedir el cierre de los pozos y las acciones necesarias para remediar los pasivos ambientales

El informe de la AGN destaca que en 2016 se creó el Comité Técnico Ad Hod para la inspección y evaluación de los daños ambientales y la proposición del plan de remediación ambiental del área y sus zonas aledañas.

Con ese objetivo en vista, es necesario que la Administración de Parques Nacionales  aumente los esfuerzos dedicados al cierre definitivo del yacimiento y la remediación ambiental del área y su zona de influencia.
 
09/08/2017